CLUB DE ONDA CORTA DE QUÉBEC

INTRODUCCIÓN A LA ONDA  CORTA

Michel Baron y Sylvain Decelles

SUMARIO

Retratos de DXistas

Las estaciones de onda corta

Principio de la onda corta

El material

Algunas referencias

 

RETRATOS DE DXISTAS

¿Cuál sería la definición más apropiada para definir al DXista? ¿Una persona que escucha estaciones, oyente que busca estaciones lejanas y difíciles de captar o acaso un radioaficionado consumado?

De hecho, no hay una definición mejor que otra. El interés por la onda corta es, ante todo, una elección personal, motivada por espectativas diferentes según los DXistas.

DXista: El que o la que "hace DX", que busca "los DX". Estas dos letras, que provienen del argot de los radioafucionados, significan en principio: recepción de una estación lejana a una distancia desconocida (distancia X). De vez en cuando surge la polémica entre los "DXistas puros" y los oyentes de programas, estando los primeros motivados por la técnica, no escuchan nada, evaluando sobretodo la calidad de la señal, mientras los segundos están más preocupados por el contenido humano de la comunicación aunque a menudo incapaces de fabricarse una antena con sus manos. Sin embargo la frontera no está tan clara porque en cada uno de nosotros hay algo de esos dos grados extremos, cuyo grado varía según los días.

Esencialmente, la escucha de la onda corta es una diversión solitaria y como esta distracción agrupa una multitud de personas y por consiguiente de personalidades, existe una multitud de formas de dedicarse a ella.

El DXismo, o la escucha de la onda corta, puede convertirse en el pasatiempo más instructivo que existe. Conocer un país, seguir la actualidad nacional o internacional día a día, son los intereses que definen al DXismo. Escuchar las estaciones internacionales es conocer mejor el mundo, es abrirse a otras culturas, a otras ideologías, es desmitificar lo desconocido, tener acceso a las múltiples facetas que componen el mundo. Resumiendo, es estar a la escucha del mundo entero viajando alrrededor del globo sin salir de casa e incluso sin levantarse de la butaca.

¿Existe un retrato estandar del aficionado a las onda corta que lo diferencie del aficionado que no tiene verdaderamente los mismos intereses? Si hacemos caso a uno de nuestros miembros que ha encontrado un gran número de nuestros semejantes en Europa, en América, en Nueva Caledonia, en Tahití, es imposible hacer un retrato robot, porque todos somos diferentes, de todas las edades, todas las profesiones, todas las tendencias políticas y ... todos los sexos.

¿Quiénes son los DXistas? En este documento podremos encontrar textos escritos por Dxistas que han querido contar sus  impresiones, sus motivaciones referentes a la onda corta..Cada uno tiene su propia historia, su propio camino que lo ha llevado a la radio pero todos comparten el mismo placer, la misma pasión por la onda corta y todos encuentran dentro de esta afición el mismo deseo: compartir su pasión con los demás..

En septiembre de 1974 se me ocurrió la idea de hacer un club de escuchas de  onda corta. Después de dos años de escucha, pensaba que sería interesante cambiar información con otros Dxistas francófonos a fín de practicar mejor mi afición.. Así nació el Club de las ondas cortas de Candiac, por el nombre del pueblo donde vivía en ese momento.

En noviembre de 1974, la revista LA ONDA salía a la luz ... Seis páginas. Un boletín que sólo recibieron algunas personas,ya que la tirada fue de alrededor de 25 ejemplares, pero hacía falta empezar y eso se consiguió. En esta época LA ONDA se publicaba cada mes y medio.

Después de tres meses a causa de una huelga de correos, LA ONDA se hizo mensual en enero de 1976. Poco a poco se fue mejorando su contenido. Cada vez más Dxistas se unieron al Club que fue rebautizado como “Club de las ondas cortas de Québec” en octubre de 1997.

Después de algunos cambios, nuestra revista adoptó definitivamente el formato actual en febrero de 1978. Podía uno suscribirse entonces por 6$ en canadá, 7$ en los Estados Unidos y 8$ en cualquier otro país.. LAONDA contaba con 40 páginas y en ella podían encontrarse ya los nombres de colaboradores hoy bien conocidos.

El número 50 se publicó en junio de 1979. Poco antes , los lectores recibieron su primera lista de emisiones en francés. En el 61 (mayo de 1980) se presentaron los primeros trabajos hechos enteramente con ordenador: Boletín de DX y lista de programas en francés. Desde hace varios meses se utiliza el ordenador para clasificar las listas pero la confección se hacía aún con máquina de escribir.

Seis años y medio después de su fundación, el Club recibía a su miembro número 500: un Dxista de Québec, André Martin de Longueuil. Los lectores de LA ONDA supieron la noticia en el número 70 fechado el 15 de febrero de 1981.

Evidentemente el primer club francófono de DX de América, el C.O.C.Q. respondía a la necesidad de los Dxistas francófónos deseosos de intercambiar informaciones útiles a su afición. LA ONDA y sus colaboradores han sabido responder a las expectativas de los escuchas de onda corta y vencer el desafío de ofrecer una lectura mensual de calidad, complemento número uno del receptor.

Al cabo de los años, LA ONDA se construye a imagen y semejanza de los escuchas francófonos. Cuando releo sus antiguos números me siento feliz y orgulloso al comprobar el resultado del trabajo de todos los colaboradores de nuestra revista.

Guy MARCOTTE, fundador, responsable desde 1974 hasta 1984.

Dejemos la palabra a algunos que han hecho el Club de las Ondas Cortas de Québec. 

Un anónimo (Montréal): Inicialmentee me puse a escuchar la onda corta para ser diferente de los demás (no tengo televisión y si supiérais cuales fueron mis compromisos políticos y filosóficos del pasado lo podríais comprender). Luego, es decir después de adherirme al C.O.C.Q., tuve la curiosidad de buscar la escucha de estaciones más alejadas o  más dífícilmente audibles, encontrar sus identificaciones, o resumiendo, hacer DX. Yo no busco información en la onda corta. Todas las emisiones en francés están pregrabadas en la mayor parte de los casos y se pueden oir las mismas noticias en los boletines de Radio Canadá. El ideal sería poder captar estaciones locales, comprender suficientemente la lengua utilizada para darse una idea válida sobre la vida y las costumbres del país escuchado y hay también programas culturales o turísticos que permiten una evasión poco costosa. Encuentro en eso una relajación al volver del trabajo, ponerme los cascos y aislarme un poco ...

 

Frank BASTE, Gannat (Francia): Todo empezó gracias a un pequeño receptor comercial que por azar puse en la posición "SW". Escuché Radio Moscú en francés y esto encendió la chispa. Después oí Radio Habana (Cuba), Radio Beijing, Radio Canadá y también Radio St-Lys en modulación de amplitud. Después de consultar a un amigo radioaficionado, compré un Yaesu FRG-7700. De eso hace ya seis años.

Busco ante todo estaciones lejanas y raras, sobretodo de las regiones polares. Prefiero escuchar las bandas tropicales porque me gustan los programas locales (que encuentro también en el DX en onda media) También me gusta la recepción de las estaciones utilitarias y las de radioaficionado. Lo que me gusta más es la alegría de recibir tarjetas  QSL del mundo entero. Jacques LEBLANC, Québec, PQ (Canadá):

Teniendo conocimientos de traducción, he terminado el doctorado en lingüística en la Unversidad Laval, he comenzado a hacer DX en marzo de 1974 con un viejo receptor RCA Victor instalado en el trastero. Por culpa de las temperaturas extremas en invierno y en verano, me trasladé al sótano. En 1975 compré un Grundig Satellit 2000 y en 1985 un Sony ICF-2002. Al principio mi interés estaba en los cursos de idiomas que ofrecían las estaciones. Había oído hablar de COCQ en septiembre de 1974 a través de Radio R.S.A. pero no me hice socio hasta mayo de 1975. Después de haber redactado algunos artículos y participado en la revista LA ONDA, me hice cargo finalmente de una colaboración en verano de 1985

 

Michel BARON, Chicoutimi, PQ (Canada): Durante mis estudios de enseñanza secundaria, uno de mis compañeros llegaba a menudo preocupado por la mañana.. Se acostaba tarde diciendo que había pasado la noche en blanco escuchando la radio.Consiguió picar mi curiosidad. Vivía entonces en Paris y me acuerdo de haber captado regularmente en francés La Voz de América (en esa época a través de un repetidor en Tanger y con un indicativo marcial que no se entendía), también Radio Pekin gracias a su antiguo repetidor de Tirana en la época de su luna de miel (!!Tirana conservó el regalo de boda: potentes emisores y toda la propaganda de los países del Este. Nunca supe si había escuchado Montreal o si era a través del ruido ese famoso fenómeno de alucinación auditiva muy conocido de los Dxistas que acaba por imaginar lo que intentan en vano oir..

Instalado en Montreal desde 1968, estuve cinco años en estado de letargo (y sin televisión) antes de sentir de nuevo el gusanillo y comprar un Realistic DX-160, el VolksWagen de los receptores de la época con su poesía, hoy desaparecida, de una aguja detrás de un soberbio cuadrante serigrafiado en colores. Encontrar las estaciones era un deporte frustrante, pero eso me obligaba a imaginar técnicas caseras y contribuía a apreciar mejor los buenos contactos.Fueron las primeras recepciones de Radio R.S.A. y su indicativo sublime, de Nueva Caledonia con su parte meteorológico, de Australia y las bromas de sus locutores. Pero cuánto tiempo perdido y con él cuántas ocasiones de buena recepción.

Hoy estoy seguro de haberme interesado para siempre en la onda corta porque encuentro multitud de radios diferentes con un nivel superior lejos de las disputas de los pueblos que no valen un comino. Es uno de los mejores medios de sentirse ciudadano del mundo, escuchando los latidos del planeta.Con un receptor de onda corta creo que me encuentro en mi casa y en todas partes. En la carretera escucho también la onda corta y entre todos los modelos de antenas de C.B: la que instalé para onda corta en mi coche es la que me ha permitido recibir mayor número de emisiones inteligentes. El C.O.C.Q. es un buen lugar para encontrarse con Dxistas francófonos.

 

Christian GHIBAUDO, Nice (France): Me hice DXista un poco por casualidad. Al principio, mi hermana Annie trataba de oir emisiones de música de la BBC con ayuda de una vieja radio de lámparas de mi abuela. Yo también sentí curiosidad cuando descubrí una emisión en francés de Radio Suecia. Pasado el momento de asombro, escribí a Estocolmo para saber un poco más sobre esa voz que venía de lejos. Después intenté escuchar países más lejanos y compré un receptoer un poco más sofisticado. Hoy utilizo un  SONY ICF-2001 y un mini  SW-1. Hace once años que escucho la onda corta y he conseguido oir la mayor parte de las estaciones de ámbito internacional y también emisoras más locales. Tengo 129 países confirmados. En la escucha de la onda corta se encuentran cosas para todos los gustos y me dan una idea de lo que pasa por el mundo. Se aprende a conocer y a preciar mejor otros países. Lo que más me gusta son las estaciones musicales, sobretodo las folklóricas porque es como si fuera una bocanada de aire fresco.También estoy atento a los boletines informativos porque eso me permite tener un punto de vista lo más amplio posible sobre los acontecimientos internacionales con las diferentes interpretaciones según las estaciones. !Soy yo el que me pongo en la posición más neutral.¡ 

Gracias a la onda corta se puede hacer como Phileas Fogg, y dar la vuelta al mundo pero no en 80 días sino en 24 horas.Según las bandas y los husos horarios, se puede empezar en América Latina por la mañana, pasando por Asia, Europa para terminar por la tarde en África y América del Norte. La onda corta me ha dado ganas de viajar y ver los países que escucho.

Por medio del DX he podido hacer muchos amigos en todo el mundo: Canada, Estados Unidos, Pai´ses Bajos, Luxemburgo, Alemania, Italia y Francia. Además el Club de  Onda Corta de Québec es un buen lugar de encuentro para los DXistas francófonos de nuestro amplio mundo.

 

 

Suzanne KINCAID, Fayetteville, N-Y (EstadosUnidos): Yo no soy una Dxista en el verdadero sentido de la palabra, no tengo antena exterior ni instalación adecuada para captar las estaciones alejadas, tropicales o desconocidas. Es raro que reciba una estación por debajo de 5000 KHz y no he podido recibir nada inteligible en banda lateral. Sin embargo escucho mis estaciones favoritas todos los días, sobretodo en francés o en inglés. Allí donde esté, ya sea en Francia o en América del Norte, si se habla de onda corta todo el mundo entiende “radioaficionado”. Tengo que explicar que no emito pero escucho las emisoras extranjeras gubernamentales y a veces privadas. El interlocutor , ya sea profesor, abogado o PDG pone los ojos como platos... Todo el mundo cree que la escucha de la onda corta necesita aparatos complicados y que sólo los técnicos en electrónica, de sexo masculino, son los que pueden hacerlo. Tengo amigas francesas en Siracusa que se privan del placer de escuchar emisoras de Francia. Yo les he enseñado mi Sony 2001 y les he demostrado la facilidad de memorizar las frecuencias y les he propuesto suministrarles  los países en cada cambio de estación  pero ellas rehusan asimilar la utilización de la radio alegando la “complicación “ antes incluso de probar ... lo que es más que falso. Porque no importa quién, incluso un niño puede ahora con las pantallas numéricas escuchar la onda corta y apreciar la diversidad que tiene.

¿Cómo llegó la onda corta a convertirse en mi hobby? Nadie me preparó y no tengo ningún conocimiento técnico. Sólo soy una simple mujer. Cuando vine a los Estados Unidos en 1968, estaba desconectada del mundo sin poderme comunicar y tuve que ir a clase para aprender el inglés.. Tenía la convicción de que Francia debía emitir para los territorios de ultramar en onda corta. Eso es todo lo que sabía. Si se habla de onda corta todo el mundo piensa en radioaficionado. Compré un Telefunken con las bandas SW1 y SW2 (sólo tenía cifras indicando los metros) y escuché Francia, copié la dirección de Radio Francia Internacional y escribí. Recibí una documentación muy detallada sobre las ondas y el horario en tiempo universal. Después sin antena exterior capté Suiza, Egipto, Países Bajos e Israel  a fuerza de paciencia. Con la compra del Sony ICF-2001 ya no tuve que girar botones por su presentación numérica que no tiene error. Cuando tuve la catarata no podía conducir. Los inviernos en el Este de Nueva York son tan rigurosos como en Québec y estaba en casa todo el día sin sentirme como en una prisión dorada gracias a la radio porque podía escuchar el mundo entero. Después de mi operación de los ojos puedo conducir y he instalado el Sony ICF-2002 en mi coche. Mientras voy de viaje es apasionante escuchar la onda corta con sus diez memorias

Hice amigos gracias a la onda corta. Fui a Israel y a Egipto después de haber oído durante años las emisiones sobre la cultura, las artes , la historia, la arqueología que me dieron ganas de conocer los países, las gentes y la amistad de los Dxistas que tiene un espíritu de entrega y amistad muy fuerte entre los miembros del club.

He conseguido una apertura hacia el mundo tolerante, escuchando puntos de vista diferentes. Continúo mi instrucción lo que es bueno cuando se tiene cierta edad. Adqurí espíritu crítico sobre los acontecimientos  de cada día comentados por la televisión local, la VOA, Canadá, la BBC, Suiza, Israel, Egipto, Moscú, etc.. Cada país presenta su punto de vista, parcial o imparcial por omisión. Todo eso se lo debo a la onda corta que ha cambiado mi vida desde que vivo en U.S.A. 

Sylvain DECELLES, Montréal (Canada): Mi interés por la onda corta comenzó verdaderamente en 1979 año en el que me inscribí en el Club de onda corta de Québec. Había sin embargo tomado contacto desde muy jóven con la onda corta cuando mis padres habían comprado un aparato distribuído por una compañía petrolera : Tenía la gama de 5 a 12 MHz. Así empezó mi iniciciación. No soy el único, creo, que conoció la onda corta de esta manera. A menudo por descuido, los padres despiertan en sus hijos una pasión insaciable comprando un aparato de baja calidad que tiene esta banda mágica que abre perspectivas interesantes a un espíritu curioso.

Al principio estaba fascinado con Radio Canadá. Después dejé la escucha y volví a ella en 1979 con una oreja y unas ganas que ya habían alcanzado cierta madurez. Descubrí con fascinación que la pequeña caja hablaba francés: Äfrica del Sur, Francia, Suiza, Canadá, etc. Algunas semanas de escucha me han hecho comprender que ese aparato, con todo el respeto que yo le tenía, no podía responder a las aspiraciones que quería conseguir.: Una mejor calidad de recepción y la falta de las bandas de 19, 16 y 13 metros me hacían sufrir cruelmente.

En 1979 adquirí un receptor Panasonic e ingresé en la lista de miembros del COCQ que ya había descubierto a través de Radio Canadá Internacional . LA ONDA me permitía adquirir los mapas y la brújula que me eran necesarios para orientar mis escuchas y mis conocimientos sobre onda corta. Al cabo de un cierto número de años, mi Panasonic se ha quedado un poco en desuso. Como consecuencia de los juiciosos consejos de LA ONDA, me compré un Sony ICF-2002 en 1984 y tengo que confesar que la cosecha de ese año fue excelente porque mi aparato produce  aún un excelente vino.

 

Maurice DELLA FERRERA, Biarritz (Francia): En realidad, la radio es mi profesión. La onda corta, la televisión y el resto, no son más que prolongaciones laterales. Sin embargo debo decir que la gran mayoría de mis compañeros no se interesan por la onda corta.. ¿Por qué yo estoy interesado y ellos no? Sin duda porque desde que era joven me gustaba mucho la geografía. Me interesaban los países del sol sin poder nunca visitarlos  Me gustaba bailar el tango y los ritmos afro-cubanos.  Y por eso cuando la propagación lo permite, escucho La Argentina y muy tarde, de noche, las estaciones de Venezuela y paises vecinos, no por hacer DX sino para escuchar música durante mucho tiempo. Cuba también, a veces.

Durante la guerra de 1939-1945 era interesante escuchar estaciones extranjeras: Suiza, Brazzaville, Libreville, Inglaterra, etc... y poder enterarse de la política a nivel planetario. En la escucha hay además el misterio de lo imprevisto: se puede oir una estación que no se oyó nunca y que no se volverá a oir más, incluso con un receptor mejor.

Muchos Dxistas llegan a la onda corta porque un día, por descuido, apretaron la tecla OC en su receptor. Oyeron Canadá o Suiza y después han continuado usando un aparato mejor. Uno de mis amigos era el director gerente de una fábrica de aparatos profersionales y todos los ingenieros y técnicos eran fervientes aficionados a la escucha de la onda corta. Él también se inetersó en eso y se compró un antiguo aparato de ocasión y ahora ya tiene un Drake R4B, un NRD 515, un Icom IC-R70 y un Sony 2001.

He llegado a saber que un gran número de Dxistas escuchan en la sombra. No escriben a las estaciones, no están abonados a ninguna revista y es un error. Otros, después de la jubilación, no sabiendo qué hacer y aburriéndose se acuerdan que en su juventud habían construído con sus manos un receptor de radio MW – SW  y volvieron otra vez a la onda corta. Para responder a los que se asombran y que preguntan ¿Para qué sirve el DX? diré que el Dxista, al acecho de la pequeña estación débil y lejana, fuera del alcance del común de los mortales es un coleccionista investigador, como otros lo hacen de un sello raro, de un cuadro, de una moneda escasa. Encuentra el mismo placer y la misma emoción.

 

Roger R. ROUSSEL, Le Goulet, N-B (Canada): PRINCIPIO DE UN LARGO VIAJE

25 de mayo de 1979... Esta es la fecha que permanecerá en mi memoria para siempre: El día en que recibí como regalo mi primer receptor de onda corta, el Realistic DX-160 de Radio Shack. Algunos días antes ya había instalado una antena exterior que luego usé con mi receptor. Más tarde me compré un Kenwood R-1000. No me imaginaba que ese regalo era un viaje de ida y vuelta alrededor del mundo. Mi primera escucha fue la de una tragedia. En efecto, había captado la radio del ejército de las Fuerzas Aéreas americanas (AFRTS). Un avión acababa de estrellarse en Chicago y había  más de 200 víctimas.

LOS DESCUBRIMIENTOS

Europa. Después vinieron las estaciones europeas. Me llamó la atención la influencia extranjera que tenían en las canciones. Demasiado pop americano. Después vino Oriente Medio: crisis, guerras, atentados.. Pude seguir el asunto de los rehenes americanos de Teherán, el principio de la guerra irano-iraquí, la lucha del pueblo libanés, el movimiento de la O.L.P., etc... Asia y el Pacífico.

Interesante la escucha de emisoras chinas y japonesas, todo un mundo nuevo, tanto físico como folklórico. Así me interesé en el folklore extranjero lleno de historia y de costumbres. Aprendí la vida de la gente y su punto de vista sobre los acontecimientos.. También escuché las estaciones africanas. Estilo de vida nuevo, costumbres.....Estilo de vida nuevo, folklore nuevo, gentes que viven en lña miseria, sometidos a graves crisis. Escuché hablar de golpes de estado aquí y allá, primeros discursos de los nuevos jefes de estrado en sus radios nacionales, etc... El folklore de América Latina es sensacional. El número de estaciones a pesar de su débil potencia era asombroso. Allí todo es diferente.. Me gusta oir HCJB de Ecuador porque esta estación tiene programas variados. Y qué decir de las estaciones peruanas, en un país de contrastes, lleno de historia y de conquistas. Siempre hay algo excitante en el descubrimiento de una nueva estación..

LOS CASOS EXCEPCIONALES

La propagación de la onda corta es a veces sorprendente. Qué decir de la escucha de las Islas Falkland, con solamente algunos kilowatios de potencia, del Antártico, de Tahití, etc.. Es verdaderamente imprevisible. Hay que estar a la escucha en el momento oportuno.

           LAS ESTACIONES PIRATAS Y CLANDESTINAS

En todos los países hay oposición, a veces tolerada, a veces no ¿Qué decir del valor de la gente que sale al aire con estaciones piratas o clandestinas? Valor notable para dar a conocer su punto de vista.. Pienso por ejemplo en el trabajo de Radio Venceremos, Radio 15 de Septiembre, la Voz del C.I.D. etc...

           LOS ESFUERZOS RECOMPENSADOS

Al principio del esfuerzo hay siempre una recompensa. Aquí en la onda corta, las estaciones nos envían tarjetas QSL, propaganda, revistas, periódicos y otras cosas.Yo tengo más de 50 banderines, pegados en las paredes de mi cuarto de radio y  más de 500 tarjetas QSL de más de 119 países. Las más notables son las de FIBS, Islas Falkland, algunas raras estaciones africanas y varias  estaciones de islas exóticas. También tengo varios certificados de estaciones agradeciéndome mi trabajo hacia ellas por el envío de informes de escucha y datos técnicos.

LOS RECIÉN LLEGADOS Y LOS DESAPARECIDOS

Yo asistí al nacimiento de varias estaciones nuevas en prácticamente todos los continentes así como a la miseria que es la reducción de presupuesto de otras que costaron la vida a muchos servicios radioeléctricos. Pienso en Radio Polonia, en la RTB-F y otras.

LOS CLUBS

Fui miembro del antiguo Radio DX Club de Francia (RDXCF). Soy miembro del SPEEDX de Estados Unidos y del C.O.C.Q. por supuesto. Eso me permitió recibir mucha correspondencia extranjera. Soy miembro de los clubs siguientes:: Radio-Bucarest (Rumania), Radio-Budapest (Hungria), Monitor Club de Radio-Praga (Checoslovaquia), Andex (Ecuador), Radio Kiev DX Club (Ucrania), DX Club de Radio-Portugal, Club de los Amigos de Radio Nederland (Países-Bajos), Club DX de Radio Polonia (Polonia), Monitoring Panel de Radio R.S.A. (África del  Sur).

EN CONCLUSIÓN

¿Mis impresiones sobre la escucha de la onda corta? Espero que sea para mucho tiempo. Se aprende mucho por las ondas ya sea en el terreno político como en el económico, étnico, folklórico o geográfico. Después de algunos años de mala propagación he disminuído algo mi escucha pero estoy seguro que aún van a venir nuevos descubrimientos. Eso me da el gusto por el viaje.

 

Ivan ROBICHAUD, Shippagan, N-B (Canada): La onda corta cubre varios asuntos que me apasionan: la geografía, los acontecimientos internacionales, las lenguas extranjeras, etc.. A pesar de habitar en una región semirural, alejada de todo y no teniendo a penas medios de viajar, la onda corta me hizo conocer bien, regiones del planeta como el folklore, las características económicas y políticas de esas regiones y tengo la impresión de haber visto esos sitios y que una visita real sería enrriquecedora. Pero la escucha de la onda corta no es para mí un ejercicio puramente intelectual. Es realmente un hobby profesional. Hay siempre algo excitante al descubrir una nueva estación incluso si la lengua que utiliza no me es familiar en absoluto. Eso dura ya desde hace más de ocho años y aún me queda mucho por descubrir. Todavía estoy esperando poder un día captar la Papuasia-Nueva Guinea o incluso Bután.

No tengo una información muy científica o técnica del hobby. Las antenas muy complicadas, los cálculos de propagación o que intentan revelar en qué momento una estación particular es más probable de ser escuchada no me impresiona apenas.. Muchas de mis escuchas de más éxito fueron hechas en bandas o en horas en los que no parecía probable que hubiera gran cosa. Me gusta disfrutar del misterio de las bandas y fiarme de mi intuición más que de sesudos cálculos y programas  caros y complicados. Mi antena no es más que un hilo de cobre de longitud escogida al azar (la distancia entre las antenas de televisión entre el tejado de mi casa y el del vecino y estoy totalmente satisfecho.

Además están las QSL. Para mí son un recuerdo de una escucha interesante porque después de todo yo no tengo que demostrar nada. Es un hobby que cada uno construye según sus gustos personales.

En fín, la onda corta me da la posibilidad de oir cosas distintas a las estaciones locales. Es siempre interesante relajarse mientras se escuchan emisoras de Colombia o de Grecia.

LAS ESTACIONES DE ONDA CORTA

Dentro de las frecuencias de onda corta se encuentran una gama variada de estaciones que emiten por diversas razones, por diversos objetivos. Algunas están destinadas a la radiodifusión internacional, otras a la radiodifusión local, y algunas están especializadas en la difusión de informaciones muy específicas. Examinaremos ahora las características de los diversos géneros de estaciones en onda corta. Esta breve perspectiva permitirá conocer mejor lo que un receptor de onda corta puede ofrecer a su dueño. 

o      Estaciones utilitarias y estaciones horarias.

Son estaciones que difunden información muy específica y a menudo con carácter privado. Así se pueden escuchar emisiones militares, lineas aéreas civiles, estaciones meteorológicas para la aviación (Shannon, Gander, New York), comunicaciones marítimas o telefónicas de carácter privado (St Lys Radio), o agencias de prensa.Una gran parte de esas transmisiones se hace en B.L.U. (banda lateral única). Las estaciones utilitarias son muy interesantes por su contenido pero no constituyen lo esencial del Dxismo

En cuanto a las estaciones horarias, se encuentran en muchos países del mundo. Unas emiten en períodos de tiempo precisos y otras las 24 horas del día. Con ellas se puede ajustar la hora universal y estar con exactitud en las citas de las emisiones radiadas por las emisoras internacionales.. Por poner algunos ejemplos, hay WWV en Colorado que transmite contínuamente en 5000, 10000, 15000 y 20000 MHz. la hora universal así como previsiones meteorólogicas y datos sobre propagación de las ondas. También está CHU Canadá en Ottawa (en 3330, 7335 y 14670 KHz) que anuncia las 24 horas del día la hora universal. 

o      Los radioaficionados.

Son apasionados de la onda corta que comunican entre ellos por el placer de la experimentación. Transmiten en morse o de manera vocal (fonía) pero para recibirlos es necesario utilizar un receptor equipado con el modo BLU (banda lateral única) procedimiento practicamente universal hoy en día. Los radioaficionados disponen , después de un examen de aptitud, de varias bandas repartidas por todo el espectro radioeléctrico. Las más utilizadas a media y larga distancia son las de 80, 40, 20 y 15 metros..

o      Las estaciones internacionales.

Las estaciones internacionales de onda corta son, de hecho, la principal atracción del Dxismo porque tienen el mayor interés de los escuchas de onda corta. Casi todos los países difunden emisiones en onda corta buscando oyentes extranjeros. El inglés,el español y el francés son las lenguas más utilizadas: no hay un momento del día en que no estén siendo utilizadas.

Al principio, sus objetivos eran divertir a los oyentes extranjeros y de paso dar a conocer su país en términos económicos, culturales y de información local. Pero cada vez más la radiodifusión internacional se convirtió en el teatro de los enfrentamientos ideológicos sobre la toma de posición que afecta a la actualidad internacional, lo que no quita nada de atractivo a la onda corta, al contrario, porque eso permite hacer reconsideraciones de las diversas tendencias ideológicas y políticas y hacerse así una mejor opinión sobre los acontecimientos de actualidad internacional.

Evidentemente, durante muchos años, el enfrentamiento entre las dos superpotencias americana y soviética alimentaba un antagonismo muy especial. Pero felizmente, otras estaciones internacionales se mantuvieron al margen.

En el bloque soviético estaba Radio Moscú Internacional, Radio Kiev y Radio Vilnius en la Unión Soviética, Radio Praga de Checoslovaquia, Radio Sofia de Bulgaria, Radio Berlín Internacional de la República Democrática Alemana, Radio Budapest de Hungría y Radio Bucarest de Rumanía En el lado americano estaban por supuesto La Voz de América, Radio Free Europe y Radio Liberty con base en Munich, en Alemania Federal y AFRTS (Armed Forces Radio and Television Service) hoy ya desaparecida de la onda corta.

La reunificación de Alemania, el desastre del sistema comunista y el despertar de los nacionalismos en la Comunidad de los Estados Independientes igual que en otros países del Este han modificado seriamente el contenido de los mensajes cambiando rápidamente de chaqueta ("lamentamos haberles mentido durante años"). Eso dio la vuelta a la política de radiodifusión en onda corta en los países del Este que se dedicaron más a las emisiones en lengua propia en detrimento de otros servicios en lenguas extranjeras, reduciendo las horas de emisión o cerrando. Se encuentran estaciones internacionales de onda corta en casi todos los paises. Así existe Radio Suiza Internacional, Radio Canadá Internacional, Radio Francia Internacional, Radio Japón, Radio Australia, Radio R.S.A. (República de África del Sur), la B.B.C., la R.A.E. (Argentina), Radiobras (Brasil), Kol Israel, Radio Tirana (Albania), Radio Pyongyang (Corea del Norte) y la KBS (Corea del Sur) por no nombrar más que algunas.. La mayoría de esas estaciones transmiten en onda corta y permiten conocer el pais correspondiente.

Las ondas cortas tienen gran variedad de emisiones, culturas accesibles, músicas diferentes a las que se puede tener más fácil acceso que a través de los medios locales. Escuchar la onda corta es de hecho buscar una alternativa a lo que pueden ofrecernos las estaciones locales de nuestra ciudad o de nuestro país., tener acceso a multitud de estaciones que ofrecen una variedad casi infinita de temas diversos. Desgraciadamente el espectro no es infinito y todos quieren emitir y no todos encuentran su sitio.

Ya hemos dicho que la onda corta es a menudo el teatro de enfrentamientos ideológicos. Esta dinámica lleva a ciertas estaciones a aumentar mucho el número de horas de difusión y las frecuencias utilizadas para hacer llegar el mensaje de su propia verdad lo que provoca es una saturación de las frecuencias. Es práctica común de los tiempos del comunismo puro y duro pero siempre actual en caso de conflictos regionales cuando ciertos países tienen la fea costumbre de molestar las emisiones de países extranjeros. El resultado es que en ciertas zonas o regiones la onda corta es un verdadero galimatías que que va desde las estaciones que sufren la interferencia de las otras hasta una serie de frecuencias que se vuelven inaudibles a causa del ruído intencionado. Es una triste situación que priva al Dxista de una utilización óptima de su receptor. Hervidero de la cultura de la propaganda ideología y política la onda corta es un lugar favorable al enriquecimiento personal por la variedad casi infinita de emisiones difundidas por estaciones internacionales. ¿Cuál es su contenido? Es diferente según las estaciones pero ciertos elementos son inmutables como las informaciones nacionales e internacionales, propuestas sobre economía y cultura del país, música, correo del oyente, cursos de lenguas ... Las estaciones internacionales se han convertido en la piedra angular del Dxismo. Con ellas se descubren las ondas cortas y de ellas se saca el máximo placer escribiéndoles y manteniendo una correspondencia a veces regular y esto distingue al Dxismo de otras diversiones ya que el oyente de la onda corta se convierte en cierta manera en una especie de embajador de su país..

Las estaciones tropicales están agrupadas en bandas de frecuencias particulares (90, 75 y 60 metros). Esas frecuencias no son utilizadas más que por estaciones de países tropicales que difunden a su auditorio local las emisiones que les están destinadas. . Estas estaciones de baja potencia trabajan en onda corta a un vasto territorio que no podría hacerse en onda media a causa de la actividad solar muy fuerte en las regiones tropicales. Mientras que haría falta toda una red de estaciones en onda media para cubrir un país como Venezuela, con costos prohibitivos, una sola estación tropical en onda corta y con débil potencia permite cubrir el mismo territorio.

El gran interés de estas estaciones es que es incluso posible oirlas con un receptor corriente, generalmente por la noche y así seguir una programación destinada en principio a un auditorio local. La programación de estas estaciones se parece a la de nuestras estaciones regionales de onda media y ponen música, publicidad, partes meteorológicos. etc. Mientras que las estaciones de onda corta internacionales transmiten con intención de alcanzar oyentes extranjeros, las estaciones tropicales despiertan el interés de los Dxistas porque difunden una programación de tipo local. Escucharlas es estar en contacto directo con los acontecimientos del país y sus preocupaciones nacionales, economía, hechos diversos, deportes ... 

Cada vez más asistimos en la onda corta a una proliferación de estaciones llamadas religiosas. La primera estación religiosa fue sin duda Radio Vaticana realización del ilustre Marconi que comenzó sus emisiones en 1931. Actualmente asistimos a una floración de estaciones religiosas que son la mayoría subvencionadas por intereses americanos incluso cuando algunas están situadas fuera de territorio americano. Hay dos grandes redes TWR (Trans World Radio) y AWR (Adventist World Radio) y también otras emisoras diseminadas en el territorio de Estados Unidos como KGEI de California, WINB de Pensilvania, WYFR de Oakland aunque sus emisoras están en Florida, KNLS desde Alaska, WMLK de Pensilvania, WHRI (World Harvest Radio International) de Indiana, WCSN de Boston, WSHB, KHBN, KVOH, etc. En el exterior de Estados Unidos encontramos HCJB de Quito (Ecuador) o FEBC de Manila en Filipinas.

Adivinanza: ¿Qué diferencia hay entre un Dxista y un misionero? El misionero trabaja por la propagación de la fe mientras que el Dxista procura tener fe en la propagación. 

Las estaciones comerciales de onda corta constituyen de hecho las recién nacidas de la radio porque su aparición en el espectro de las ondas es en general muy reciente. En principio no se pensaba en tener mucho auditorio porque se creía que la propagación de las ondas era demasiado aleatoria y cambiante.

La mayoría de las estaciones comerciales se apoyan en estaciones de onda media y de modulación de frecuencia ya existentes y que emiten y que emiten su programación local en onda corta con algunas emisiones destinadas al auditorio extranjero como por ejemplo WRNO de Nueva Orleans. Pero otras difunden también una propagación específica para oyentes extranjeros, como Äfrica Nº1 DE Libreville en Gabón. Muchas estaciones comerciales tiene origen en Estados Unidos. Algunas han sido anunciadas con bombo y platillo publicitario y sin embargo nunca aparecieron en las ondas. 

A diferencia de lo que pasa con estaciones de radiodifusión locales, la radiodifusión internacional no puede juzgar el impacto de su programación y la importancia de su auditorio a no ser por el correo que reciben y que ellos mísmos.

Lo que más interesa a las estaciones de radiodifusión son los comentarios de los oyentes sobre puntos precisos de la programación. La mayoría de las estaciones dan prueba de un sincero interés al aceptar las críticas constructivas empezando por la elección de las horas de difusión. A menudo responden directamente por radio las cartas recibidas o con programas específicos consagrados al correo de los oyentes. No olvidemos que el correo recibido es el principal argumento que permite obtener renovación de fondos o aumento del tiempo de difusión hacia la región de destino implicada

Con el fin de que la emisora a la que escribimos no tenga ninguna duda sobre la realidad de la recepción, debemos, antes incluso que hacer comentarios sobre la programación, adjuntar un informe de escucha que contenga detalles precisos sobre el día,, hora universal, calidad de la recepción así como algunos detalles específicos del programa oído durante al menos 15 a 20 minutos ( y con preferencia sobre acontecimientos precisos que no se presten a confusión sobre la hora evitando mencionar lacónicamente “informaciones internacionales” o informar sin más detalles un cese el fuego en Bosnia-Hercegovina. 

Con el fin de evitar los errores y tener que hacer cálculos contínuos, la hora que se usa en el mundo de la radio internacional es la hora universal antes llamada GMT (tiempo universal coordinado, Greewich Mean Time, tiempo medio de Greenwich) y después UTC (tiempo universal coordinado. La ventaja es que nunca hay que hacer reajustes horarios ni según los usos horarios ni según las variaciones de hora locales en función de las estaciones. Entonces mientras son las 6:30 de la tarde en Montreal, las 12:30 de la noche en paris y cualquier otra hora en otro sitio, serán las 22:30 en tiempo universal en toda la superficie del planeta.

Para no molestar a los corresponsales del mundo de la radio es entonces de primera necesidad instalar en el lugar de escucha un reloj regulado según el tiempo universal y pensar siempre en hora universal cuando se trabaja con onda cort porque los programas se publican con estas referencias. Las horas y los minutos se escriben con el formato de 4 cifras sin carácter separador y con el sistema de 24 horas. El sistema de 12 horas según la costumbre americana  de añadir am y pm sería una fuente de confusiones . Así se escribirá 2230 para indicar 22h 30 min en tiempo universal. Existen hoy en día numerosos modelos de relojes bi-hora que son baratos y tienen el sistema de 12-24 horas y muchos receptores tienen un reloj incorporado que puede funcionar de ese modo. ¿Cómo ponerlo en hora de una vez por todas? La estación WWV da contínuamente la hora universal en 5000, 10000 y 15000 KHz frecuencias  más comúnmente escuchadas. CHU Canada hace lo mismo en 3330, 7335 y 14670 KHz 

¿Cómo describir la calidad de recepción? Para hacerlo se pueden redactar muchos parágrafos pero existe un procedimiento bajo la forma de resumen codificado salido del uso de la radioafición. Es el código SINPO.

La mayoría de las grandes estaciones internacionales utilizan la hora universal y comprenden el código SINPO con la excepción sin embargo, y es bastante comprensible, de las pequeñas estaciones de las regiones tropicales a las que es a veces preferible escribir en su lengua, citando los detalles de programación según la hora local y describiendo en claro la calidad de la recepción.

Algunas estaciones internacionales de menor envergadura se basan todavía en los datos de los escucha de sus oyentes para darse una idea de la eficacia de su difusión o de la identificación de las estaciones que causan interferencias. Sin embargo todas las grandes estaciones internacionales disponen hoy de medios instantáneos de conocer la calidad de recepción en las regiones-diana  principalmente por intercambio de servicios recíprocos y comunicación directa con sus emisoreas colegas de otros países.. El Dxista que pertenece a la raza de los radioaficionados pierde realmente el tiempo y hace sonreir si envía detalles pseudotécnicos sus informes de escucha a la VOA o a la RFI o a cualquier gran “cañón” situado en su continente. Es el reflejo de otros tiempos en los que los emisores no radiaban más que 300 o 400 Kw. Corre el riesgo sobretodo de hacerse “catalogar” ya que las emisoras están sobretodo interesados en recibir comentarios sobre el contenido de las emisiones. El cuadro siguiente indica de qué manera se evalúa cada uno de los aspectos de la propagación de manera que se expresan según un código de 5 cifras que son: fuerza de la señal o nivel sonoro (S=strength), presencia de interferencias (I), ruídos estáticos atmosféricos (N= noise. Atención porque los parásitos industriales o domésticos de nuestro barrio solo interesan a uno,. Es nuestro problema y no del emisor, estabilidad o inestabilidad de la propagación (P) debido al “fading” o desvanecimiento periódico grandemente atenuado y casi totalmente inexistente en los receptores que tiene hoy en día control automático de ganancia y por fin , una apreciación general (O=overall).

La fuerza de la señal puede ser evaludad a oído o según la posición media de la guja del S-meter, o del encendido de una serie de diodos: recordemos que no hay estandarización técnica de los S-meter que reaccionan más o menos según el rendimiento de la antena utilizada y su emplazamiento y que de todas formas el SINPO no es y nuncoa lo pretendió ser una medida de caracter técnico sino simplemte un método práctico. Conviene destacar que la cifra de “O” puede ser superior a la de “S”: el confort de escucha puede ser excelente incluso con una señal moderada o débil, si la recepción no es molestada.

EL CÓDIGO SINPO

 

Nivel sonoro

Interferencia

Ruídos estáticos

Estabilidad propagación

Aspecto global

 

S

I

N

P

O

5

excelente

ausente

ausentes

excelente

excelente

4

bueno

ligera

ligeros

buena

buena

3

medio

medio

medios

media

media

2

débil

fuerte

fuertes

inestable

mala

1

inutilizable

enorme

enormes

esporádica

inutilizable

 

Las emisoras envían a menudo, aunque con demoras mu variables según el personal que tengan, tarjetas de confirmación generalmente en formato tarjeta postal, amenudo ilustarads de forma original. Existe la costumbre  de llamar a esas tarjetas, QSL o incluso “verificaciones” , reliquia franglesa del argot de radioaficionado en la que QSL significa : recepción confirmada. Pero de hecho, de la casi totalidad de las tarjetas enviadas por las estcaiones internacionales, no se encuentra hoy mención de esas tres letras.

Se pueden hacer espléndidas colecciones de estas tarjetas coloreadas. No serán nunca una prueba jurídica del éxito del Dxista porque se puede escuchar un programa local en Indonesia, volver a casa en avión al día siguiente y enviar por correo el informe de recepción como si se hubiera hecho la recepción o incluso inventar una estratagema con un corresponsal localque hiciese de cómplice. Sin embargo muchas postales adquieren enseguida un gran valor sentimental sobretodo después de un cambio de estado político y la supresión de la estación.

La mayor parte de las grandes estaciones no exigen franqueo de vuelta para enviar confirmación mientras que otras restringen cada vez más sus presupuestos ya sea limitando sus envíos a una tarjeta anual por oyente, ya sea exigiendo varios informes de escucha antes de responder o incluso respondiendo después de varios meses o nunca. Lo más frecuente es que las grandes estaciones no pierdan el tiempo de informar la frecuencia, la hora, etc ni otras informaciones técnicas mínimas en sus QSL que se convierten así de hecho en simples tarjetas postales de agradecimiento. Otras estaciones por el contrario como algunas de tipo religioso, ávidas de clientela, las mandan por oleadaspara incitar a los oyentes a corresponder.

Las estaciones con menos presupuesto exigen que se envíe el franqueo de vuelta en forma de uno o varios cupones de respuesta internacional, pequeños cupones que se pueden comprar en todas las oficinas de correos y que son intercambiables en todos los países de la Unión postal universal contra los sellos necesarios para un franqueo para el extranjero por vía de superficie. En fin, si no tenemos tendencia a redactar informes de escucha detallados que son generalmente necesarios para recibir una QSL, eso no nos debe impedir escribir a las estaciones sobre sus programas. Ellos esperan recibir nuestros comentarios. 

La lista siguiente está ordenada por orden alfabético y según la palabra más significativade identificación oficial de la estación. Por ejemplo : La Voz del Sahel está ordenada por Sahel. Radio-Afghanistan, B.P. 544, Kaboul, Afghanistan.

PRINCIPIO DE LA ONDA CORTA

Las ondas cortas son y serán todavía por mucho tiempo el medio de unión o de radiodifusión a larga distancia que no necesita maás que un equipo simple, fácilmente accesible a todo el mundo por un precio módico. En esta región tan particular del espectro radioeléctrico, las ondas tienen la propiedad de volver al suelo después de alcanzar las altas capas de la atmósfera cargada de partículas ionizadas (ionosfera). Estos saltos, que pueden ser múltiples permiten alcanzar las antípodas cuando se dan buenas condiciones para ello.

Antiguamente se hablaba sobretodo de longitud de onda. La gama de la onda corta que nos interesa especialmente de extiende entre las longitudes de onda de 10 a 100 metros (de ahí su nombre de ondas decamétricas). Para fijar las ideas, 100 metros estaría un poco más allá de la onda media en el dial (AM o PO) y recorriendo todas las bandas terminaríamos en 10 metros, un poco más allá de la Banda Ciudadana (C.B.)

¿Qué hay detrás de esta historia de la longitud de onda? Poca cosa importante.: 10 metros de longitud de onda significa simplemente que la oscilación radioeléctrica emitida tiene justo el tiempo de recorrer 10 metros (a 300.000 Km/s) antes que el principio de la oscilación siguiente salga del emisor. Eso quiere decir también que ciertas antenas construidas idealmente para estas frecuencias, deberían tener alrededor de 5 metros ( como pasa con un dipolo de media onda). Pero las aplicacviones modernas de la radio conquistaron longitudes de onda del orden del centímetro o milímetro han vuelto anticuada la terminología de longitud de onda. Resulta más práctico hablar de frecuencia de vibración en lugar de longitud. Se habla entonces de kilociclos o megaciclos por segundo(número de miles o millones de oscilaciones por segundo) más tarde normalizadas como kilohertz (kHz) o megahertz (MHz). Así , si se quiere saber cuántas vibra por segundo nuestra onda de 10 metros de longitud de onda, es suficiente con dividir la velocidad de propagación en m/s (300.000.000 m/s) por su longitud de onda (10 metros) para obtener 30.000.000.. O sea trenta millones de veces por segundo o en otros términos 30.000 kHz o incluso 30 megahercios.  Por eso las ondas cortas se llaman HF(High frequency) y 30 MHz es justamente el límite superior de cobertura de la mayor parte de los receptores de HF, porque más allá no hay nunca reflexión en la ionosfera y las ondas no pueden propagarse más que en línea recta con un alcance limitado por el horizonte.

Inversamente, si tenemos la curiosidad de calcular la longitud de onda empleada por la estación que emite en 15365 kHz (o 15 MHz), sólo hace falta dividir 300.000 por 15.365 para encontrar 19,52 metros o como se dice también, la banda de los 19 metros. De esta forma , todas las estaciones internacionales anuncian sus frecuencias en kiloHz pero queda la costumbre de decir, la banda de los 49 metros, la banda de los 31 metros. Esta costumbre es sin duda herencia de los antiguos receptores  donde se podían ver pequeños rectángulos de algunos milímetros de longitud que representaban las bandas de radiodifusión y donde estaban comprimidos los 60 o 70 canales (espaciados cada 5 kHz) en los que se buscaba a ciegas para encontrar las estaciones. El nombre de las bandas es simplemente una etiqueta práctica para designar esas regiones pobladas por nuestras emisoras preferidas aunque reconozcamos que hoy en día decimos “los 15 megas” para hablar de los 19 metros. 

La actividad de la radiación solar en las altas capas de la atmósfera produce en ella tres capas reflectantes principales. Hablar de un efecto de “espejo” es una simplificación burda, demasiado simple, pero suficiente para una representación rápida del fenómeno. La realidad es un poco más complicada: las ondas penetran más o menos esas capas y son absorbidas o se refractan en ella con más o menos eficacia hasta el punto de que en los casos favorables que nos interesan el recorrido se curva lo suficiente para que vuelvan hacia el suelo. La capa más baja, llamada D, solo existe de día entre 50 y 90 Km de altura. Así se propagan gracias a ella las frecuencias elevadas durante el día y las ondas cortas no son solamente lo que el común de los mortales cree: un hoby esencialmente nocturno. La capa E está igualmente activa durante el día principalmente.Se encuentra entre 90 y 130 Km de altura. La capa F, nocturna, está alrrededor de 320 Km y de día se subdivide en dos capas: F1 ( a 300 Km en verano y 250 Km en invierno) y F2 a alrrededor de 400 Km en verano y y 300 Km en invierno.Se explica así por qué según la altura del Sol sobre el horizonte y según la estación del añoy según el largo ciclo de actividad solar de unos 11 años esas capas tienen propiedades de reflexión contínuamente variables. Por ese motivo, las estaciones modifican sistematiicamente sus planes de frecuencias 4 veces al año (los primeros domingos de marzo, mayo, septiembre y noviembre) y por qué cambian de frecuencia y de banda varias veces en una sola jornada de difusión. En 1992-1993 estuvimos en la parte descendente del ciclo de 11 años de actividad solar /el número de manchas solares disminuye). La propagación tiene menos rendimiento y durante algunos años, las bandas más altas permanecieron mudas. Las estaciones, se pasan de manera general hacia las frecuencias más bajas. Pero sean cuales fuesen las condiciones de propagación hay muchas cosas por descubrir en las ondas cortas. Con frecuencia durante los años de mucha actividad solar pero también en cualquier época se producen tormentas solares con emisión de rayos X, ultravioletas y partículas ionizadas. Diez minutos más tarde, la propagación en el espectro de HF puede perturbarse hasta el punto de que el receptor parece que queda mudo. El fenómeno puede durar desde varias horas hasta medio día. Esas partículas cósmicas son captadas por el campo magnético terrestre sobretodo en las regiones polaresprovocando las auroras boreales o australes. Se puede constatar entonces que las recepciones transpolares en particular, se ven gravemente perturbadas como cortadas por un desvanecimiento muy rápido (por ejemplo la recepción de Asia en América del Norte).

La predicción de la propagación no está al alcance de cualquier recién llegado. Los más curiosos se interesan en la estación patrón WWV que da cada hora un informe de la actividad solar. Con relación a la propagación media se puede consultar el cuadro siguiente recordando que constituye una relación rudimentaria de la realidad. 

DESCRIPCIÓN SUCINTA DE LAS CONDICIONES DE RECEPCIÓN EN                                      AMÉRICA DEL NORTE (varían sensiblemente según la estación)

Bandas

Frec.. en KHz

Utilización

·  120m*

·  90m*

·  75m

·  60m*

·  2300--2495

·  3200--3400

·  3900--4000

·  4750--5060

*Bandas llamadas "tropicales". Para estaciones de baja potencia, de auditorio local, en Afrique, en América Latina y en Asia. Se oyen mejor con antena exterior. Media y larga distancia. Por la noche.

·  49m

·  41m

·  5950--6200

·  7100--7300

Poco o nada activas de día. Corta distancia por la mañana. Larga distancia por la tarde y noche o temprano por la mañana..

·  31m

·  25m

·  9500--9900

·  11650--12050

Corta distancia de día, gran distancia al mediodía, por la tarde y de noche.

·  21m

·  19m

·  16m

·  13600--13800

·  15100--15600

·  17550--17900

Media  distancia de noche, larga distancia durante el día.

·  13m

·  11m

·  21450--21850

·  25670--26100

Muy poco activas en años de débil actividad solar. Larga distancia diurna.

 

 

EL MATERIAL

Existe una amplia gama de precios entre los receptores de onda corta. Se puede pagar entre 100 $ y 3000 $ pero la horquilla más probable para la mayoría de nosotros se sitúa entre 300 $ y 1200 $. ¿Cómo elegir? 

Durante décadas, la mejor presentación de la frecuenciaen los receptores populares consistió en una aguja arrastrada por un cordel detrás de una pantalla adornada con graduaciones aproximadas estando las bandas de radiodifusión representadas por pequeños islotes rectangulares. Encontrar dos veces la misma estación con ese material necesitaba una paciencia angélica. Esos receptores alejaron al público de la onda corta durante mucho tiempo. Hoy, excepto algunos receptores minportables que son apreciados principalmente por su ligereza o como segundo receptor, todos los receptores pensados para una escucha eficaz tiene una presentación numérica de la frecuencia (digital display en inglés). La mayoría tienen un teclado numérico, tipo telefónico, para marcar directamente la frecuencia deseada. Muchos tienen además, una docena de memorias, o más,  que permiten elegirinstantáneamente la mejor frecuencia de recepción de los programas favoritos, así como posibilidades de búsqueda por barrido de las bandas o de las memorias 

Ya sea porque el presupuesto es limitado o porque damos prioridad a un transporte fácil buscaremos en el comercio de los distribuidores de grandes marcas asiáticas como Sangean, Panasonic, Sony, o Grundig en Europa. Debemos considerar que no vamos a lamentar la ausencia en esos aparatos de ciertas bandas tropicales y que el receptor cubre bien desde 3 a 30 MHz sin huecos. Durante los años de mala propagación podemos prescindir del segmento entre 25 y 30 MHz que incluye la banda de los 11 metros, entonces poco activa a menos que queramos escuchar las frecuencias C.B. en los alrededores de 27 MHz

Los receptores valen entre 300 y 600 dólares canadienses. Podemos añadir auriculares, alimentador de red, anytena exterior. En resumen, nos permiten captar los mismos programas que un receptor dos o tres veces más caro con un poco menos de confort desde el punto de vista de la selectividad a pesar de que Sony haya dado un enorme paso adelante en la escucha de la banda lateral sincronizada automáticamente.

Selectividad: Cualidad de un receptor que consiste en la capacidad para separar adecuadamente las señales de radio de frecuencias próximas..

Los modelos que no están destinados a ser transportados (no tienen en general antena telescópica incorporada) darán mejor resultado y confort de escucha. Hay marcas especializadas como Yaesu, Kenwood, Icom, todas japonesas. En particular los Icom, Drake y Kenwood tienen dispositivos sofisticados evitar numerosas interferencias, después de algunas manipulaciones adecuadas. Estamos ya en una gama que alcanza o sobrepasa los 1000 $ canadienses. Si no tenemos tope de presupuesto o si tenemos mentalidad de cazador de estaciones raras o débiles escogeremos marcas como JRC (Japan Radio Company) o Drake (compañía americana)  a no ser que podamos echar mano a un Racal de segunda mano. Estos aparatos son utilizados en los grandes centros de escucha.

Para más detalles sobre los receptores actuales, es indispensable consultar las pruebas que figuran en la más reciente publicación, número extraordinario, de C.O.C.Q.. Redactadas por usuarios exigentes que prueban sus propios receptores, estos artículos no están recalentados por consideraciones técnicas, sino bajo el punto de vista de los usuarios. 

Antes de definir definitivamente su elección es necesario tener un conocimiento preciso de lo que le gustaría escuchar, porque existen varios modos de recepción y no todos ñlos receptores está preparados para ello.

                        a) La radiodifusión en modulación de amplitud.

Es el modo común a toda la radiodifusión, en onda media o corta y todos los receptores incluso los los menos perfeccionados lo tienen. Desde el punto de vista técnico se trata de la amplitud modulada con portadora y doble banda lateral.

b) La banda lateral única.

Consiste en suprimir, en la emisión, la portadora y una mitad lateral de la modulación. El receptor recrea la la portadora y prescinde de la banda lateral que falta, que contiene la misma información que la otra. Es el procedimiento hoy en día universalmente adoptado por los radioaficionados y un gran número de estaciones utilitarias (aeronáuticas por ejemplo). Ventajas: economía de energía en la emisión, menos ocupación de banda, menos interferencia y menos desvanecimiento. Un receptor convenientemente equipado debe poder seleccionar la banda lateral superior o inferior ( en inglés USB o LSB). Es una técnica similar a la que permite oir claramente el morse ( modo CW de Continous Wave en inglés).

c) La banda lateral únique con reinserción de portadora.

(En inglés ECSS, exalted carrier selectable sideband). Los receptores de comunicaciones capaces de decodificar correctamente la banda lateral única pueden beneficiarse de esta selectividad "descentrada" para escuchar estaciones de radiodifusión cuya recepción es molestada por interferencias. La manipulación no es muy complicada pero puede ser rechazada por gente poco amiga de los reglajes. Los portátiles no ofrecen generalmente este tipo de opción.

d) El desplazamiento de banda pasante.

(Passband tuning o IF Shift). Son refinamientos del modo precedente, que permiten escoger el punto exacto que da la mejor audición dentro de la banda lateral. Necesita otra manipulación. Está disponible en algunos modelos de Icom, JRC, Kenwood y Drake.

                        e) Escucha en banda lateral con sincronización automática.

            Refinamiento automático del modo c), está particularmente bien adaptado a las emisiones de radiodifusión (y no en verdadera banda lateral sin portadora como la de los radioaficionados).Puede reducir de manera total las interferenciasabarrotando la banda lateral opuesta. Es un progreso radical esperando la era hipotética donde todos las emisoras emitirán en banda lateral y donde la principal audiencia del tercer mundo será equipada para captarlas. Disponible solamente en algunos recweptores de alta gama como Sony, Grundig, Drake y JRC.

 f) Dobles bandas laterales independientes.

Es una combinación doble del modo b). Sirve para transmitir ocasionalmente dos programas diferentes hacia un repetidor. Se usa poco y es un sistema de poco interés para nosotros. El receptor debe ser capaz de ocultar completamente la banda lateralno deseada. Posible solamente en receptores de alta gama.

g) Diversos modos de RTTY.

Diferentes formas de decodificación de texto (por ejemplo agencias de prensa) no son accesibles de manera fiable si no se dispone de un decodificador apropiado en conjunción con un receptor muy estable y muy selectivo en la gama de los no portátiles y con posibilidades de reglaje preciso (RIT). Puede estar unido a una pantalla de ordenador o a una impresora. Existen también interfaces para ordenador y pequeños módulos para presentación visual con diodos alfanuméricos. 

Siendo los receptores portátiles modernos lo suficientemente sensibles, sus antenas telescópicas dan generalmente un rendimiento suficiente para captar las principales estaciones internacionales que emiten en la región donde uno vive. Para captar estaciones más débiles los resultados son mucho mejores si se añade un simple hilo de antena conectado a la toma destinada a tal efecto. Conviene verificar la presencia de esta toma cuando se compra el receptor porque tener que unir la antena a la telescópica del aparato puede producir inconvenientes diversos que desestabilizan sus circuítos produciendo mala recepción. 

                                

A pesar de que la teoría de las antenas es una especialidad particularmente compleja, el terreno para la experimentación es sin embargo cómodo y poco costoso para el aficionado. El mundo de las antenas es sin duda el aspecto más fascinante de la onda corta porque es nuestro único modo de mejorar la recepción. Pero no caigamos en excesos: para captar confortablemente las emisiones internacionales que nos bombardean con 200, 300 o 500 kW no merece la pena hacer muchas pruebas (donde la práctica contradice siempre a la teoría) e instalar una antena muy sofisticada que tendrá tantas ventajas como inconvenientes. Si no buscamos con prioridad estaciones débiles en el límite de la comprensibilidad, los únicos criterios verdaderamente importantes para nuestra antena serán:

·         Un lugar tan despejado como sea posible de todas las edificaciones o líneas del tendido eléctrico (para evitar los ruídos). En particular, nunca cruzar ni por arriba ni por debajo un hilo de tendido eléctrico (para evitar riesgos de electrocución en caso de rotura de uno o de otro)

·          * Un simple hilo tan largo como sea posible (preferentemente en el exterior aunque se pueden obtener excelentes resultados fijando el cable en el interior, a lo largo de la pared). Se empieza a favorecer la recepción de bandas tropicales a partir de 20 o 25 metros de longitud de hilo.

·          * Una altura tan grande como sea posible.

* Para el exterior una calidad de materiales robusta resistente al invierno y a la corrosión.

Otra buena razón para limitarse a estos criterios es que en la práctica, la mayoría de las veces las necesidades del entorno y las limitaciones de espacio determinan el tipo y el tamaño de la antena que vamos a instalar y no alguna bonita teoría.

Por el contrario si somos aficionados a estaciones raras o difíciles de captar, no inclinaremos con interés y placer a experimentar cuidosamente sobretodo si disponemos de un terreno grande en las afueras o en el campo. Un consejo: Instalar por lo menos dos antenas con orientaciones diferentes y de tipo diferente. Siempre habrá por lo general una que dará mejor resultado que la otra. Pero contrariamente a lo que podría pensarse, no será siempre la misma antena la que funcionará mejor  para una misma recepción dada. Algunos acoplan incluso dos antenas a la vez. ¡Hay que experimentar¡. 

Las ventajas: precio mínimo, construcción adaptada a las preferncias de escucha y satisfacción por el trabajo casero hecho por nosotros. La elección de los materiales no es crítica. El diámetro del hilo sólo importa por su resistencia mayor o menor a la rotura. El cable de cobre de un solo hilo es más fácil de trabajar que el de hilos múltiples. Una de las partes de un hilo bifilar paralelo con su funda de plástico puede dar buen resultado incluso si el aislamiento no es necesario más que en los puntos de entrada (ventana) o en los de amarre (extremidades). Además es conveniente tener en cuenta las consideraciones siguientes: 

·         Los empalmes, sobretodo los exteriores, deben ser cuidadosamente soldados porque la oxidación producirá más tarde contactos intermitentes.

·          * Los extremos y puntos de sujeción deben estar bien aislados (con preferencia aisladores de tipo “huevo” que son baratos).

·          * Los cables no deben tensarse demasiado (aproximándose a la línea recta). Esto crea una tensión enorme a la que se sumará luego la producida por el viento o el hielo. 

 

La antena Marconi o L invertida es una de las más simples de instalar. No exige medidas precisas.

Teóricamente ligeramente direccional en la perpendicular de su longitud, es prácticamnete omnidireccional por culpa de la bajada que también hace el papel de antena.. Es la más empleada porque es la más fácil de construir. La sección horizontal puede tener de 10 a 30 metros. Si hay muchos parásitos locales y si la antena está suficientemente por encima de ellos , se puede intentar emplear para la bajada un cable coaxial de 50 a 75 ohm cuya malla está unida a masa.

Esta antena da un buen rendimiento en todas las bandas y mucha satisfacción a la mayoría de nosotros. Es inexacto llamarla de hilo largo como se ve como se ve con cierta frecuencia en publicaciones  desaconsejables. Una verdadera antena de hilo largo es otro tipo de antena de rendimiento superior si tiene al menos 5 a 10 veces la longitud de onda para la que está cortada y direccional para esta longitud  de onda solamente en el sentido del hilo. (The ARRL Antenna Book, Long Wire Antennas, chapitre Long single wires).

Son curiosos los nombres de las antenas bautizados con los nombres de los pioneros. Se diría que con ellos se aumenta su rendimiento. La antena Windom es una mejora de la precedente. Puede resonar en una mayor gama de frecuencias. La única diferencia en su construcción es que la bajada se pone a un tercio de la parte horizontal con una bajada lo más corta que sea posible. 

Teóricamte monobanda y ligeramente direccional según la perpendicular de su parte horizontal, está constituída por dos ramas que miden cada una alrededor de ¼ de la longitud de onda a favorecer. La bajada se hace con cable coaxial, uniendo el vivo a una de las dos ramas y a la entrada de antena del receptor y la la malla a la otra rama y a la masa del receptor o incluso a la segunda conexión prevista para los dipolos. Una de las ventajas del dipolo, mejor aún que su efecto direccional es que disminuye muy claramente el ruído de fondo. Desgraciadamente solo es poco eficaz en las otras bandas para las que ha sido cortado.

 

Detalles de montaje del hilo coaxial en la toma utilizada por la mayoría de los receptores de mesa.

            He aquí las dimensiones  a respetar para la totalidad de la parte horizontal del dipolo, en función de la banda que desees favorecer:

Banda en MHz

en metros

Longitud  total (L)

21 MHz

13 metros

7 metros

17 MHz

16 metros

9 metros

15 MHz

19 metros

10 metros

11 MHz

25 metros

14 metros

9 MHz

31 metros

17 metros

Para los que desean diseñar los dipolos en función de una frecuencia precisa (por ejemplo : el centro de una banda) la fórmula del diplolo es:

L (metros) = longitud de onda  x 0.475

o también:

L (metros) = 143 / frecuencia en MHz

Para determinar la orientación ideal no conviene usar un mapa geográfico sino un globo terrestre. Es la forma de evaluar la orientación correcta en razón de la curvatura terrestre. Por ejemplo, en Québec una antena orientada hacia el Nordeste estará apuntando hacia el oeste de Europa y el África oriental.

Es una variante del dipolo cuando no dispone más que un solo punto de anclaje elevado (mástil). El ángulo de separación de las ramas puede estar entre 60 y 120 grados. 

Este tipo de antena combina las ventajas del dipolo con una más grande elección de frecuencias privilegiadas (porlas combinaciones diversas que resultan de las múltiples asociaciones de las ramas). Exige un poco más de trabajo. En principio es necesario separar suficientemente las ramas para que no choquen entre sí. No hace falta la instalación de un conmutador para varios dipolos. No olvidar que es el dipolo superior el que aguantará todo el peso del conjunto. 

Las antenas direccionales rotativas que utilizan los radioaficionados no cubren generalmente más de tres bandas. Muy caras, los escuchas no las utilizan. Existen antenas multibanda con trampas. Las versiones verticales (en mástil) se usan cuando hay falta de espacio. La teoría dice que son más sensibles a los ruídos atmosféricos y parásitos locales que las antenas horizontales. Generalmente las antenas verticales son poco satisfactorias. Desde la fundación del Club ningún miembro ha podido demostrar que una costosa antena con trampas, vertical u horizontal diese un resultado claramente mejor que un simple hilo que presenta siempre mejor relación calidad/precio

Las antenas activas están destinadas a reemplazar antenas de más grandes dimensiones donde no es posible instalarlas. Se presntan bajo formas variadas: caja provista de una antena telescópica para el interior o caja con con cable de unión y látigo, o dipolo para montar en el balcón o sobre el tejado. Tienen en general un preamplificador-acoplador de banda ancha alimentado con corriente contínua de baja tensión, que implica varios reglajes suplementarios. Sus fabricantes declaran a menudo sus méritos diciendo que tienen el rendimiento de un hilo de tal o cual longitud. Hay que comprobar que el ruído de fondo que introducen sea despreciable. No se deben considerar como una panacea en lugares de mala condiciones de recepción, pero son una solución si no hay otra posibilidad.Pocos de nosotros usan ese tipo de antenas aunque algunos han hablado bien de la de marca ARA. 

Algunos ejemplos para confeccionar una toma de tierra eficaz. La bajada tiene que ser tan corta como sea posible.

            La toma de tierra no es ya indispensable en los receptores modernos. Teóricamente puede mejorar la escucha y suprimir el ruido de fondo, pero se necesita que la conexión sea robusta y corta. En la práctica puede presentarse el efecto inverso: una mala toma de tierra o añade parásitos locales. Atención a las cañerías de agua que no pueden servir de  toma de tierra si una sola de sus secciones es de material plástico. Se recomienda no usar nunca conducciones de gas que ya son suficientemente peligrosas sin necesidad de que haya tormenta.

            La toma de tierra es sin embargo útil para derivar hacia el suelo sobretensiones acumuladas en la antena (tiempo tormentoso, tormentas o incluso vientos violentos) a condición de que estén formadas por un pararrayos antes del receptor. En una tempestad de nieve se ha visto se ha visto una simple antena exterior de 10 metros acumular cargas estáticas creando en su extremo inferior chispas azuladas hacia la pared, que se producían cada segundo durante una buena media hora, ennegreciendo la funda aislante del cable. Es impresionante y arriesgado operar en esas condiciones y no es bueno para ningún receptor incluso si se ha puesto una protección pequeña. En caso de tormenta se aconseja imperativamente la desconexión momentánea de antenas y alimentación.

Algunas referencias

Es posible encontrar gran número de obras históricas o técnicas sobre la radio de onda corta en las bibliotecas municipales pero para disponer el máximo de información en lo referente a horarios que son como se ha explicado modificados muy a menudo, el medio más eficaz es la adhesión a un club de DX cuya revista publica, generalmente cada mes, informaciones sobre lo que se ha oído recientemente por los miembros así como las actualizaciones horarias.

            Las dos publicaciones comerciales siguientes, en lengua inglesa, aparecen anualmente. Ofrecen una mina de información básica, aunque no reemplazan sin embargo las publicaciones mensuales de los clubes DX:

            PASSPORT TO WORLD BAND RADIO. Lawrence Magne, redactor jefe, International Broadcasting Services, Ltd, Penn's Park (PA). La particularidad de esta obra es que la tercera parte de sus páginas está consagrada a un horario bajo forma gráfica de todas las frecuencias utilizadas en radiodifusión sobre onda corta. Las frecuencias están clasificadas verticalmente y las horas se disponen horizontalmente. La consulta de ese volumen es clara, agradable y rápida. Está disponible cada año, hacia el mes de septiembre y contiene numerosos artículos de fondo así como una lista crítica de los receptores disponibles en el mercado.

WORLD RADIO & TV HANDBOOK. Andrew G. Sennit, redactor, Billboard Publications, Amsterdam. Esta publicación, reagrupa las informaciones por país y por estación. Es mucho más completa en lo que atañe a detalles técnicos (coordenadas geográficas de los lugares de antenas, personal administrativo de las estaciones, direcciones, etc.). Un poco más complicado de consultar, es más atractivo para los más apasionados a la onda corta.

            AGRADECIMIENTOS: Esta publicación del Club Onda Corta de Québec ha sido realizada gracias a la colaboración de: Guy Marcotte (fundador del C.O.C.Q.), Frank Baste, Jacques Leblanc, Christian Ghibaudo, Suzanne Kincaid, Maurice Della Ferrera, Roger R. Roussel, Ivan Robichaud, Jean Desbiens. La adivinanza del  capítulo de las estaciones religiosas e de André Hemlin. Se han usado diferentes artículos de LA ONDA que sirvieron de referencia: Jean-Claude Lochet, Éric Mas y Éric Vavasseur. Gracias a todos. Concepción general: Sylvain Decelles. Redacción: Sylvain Decelles y Michel Baron. Revisión de la edición 1992: Marc Giard y Michel Baron. Revisión de la edición 1996 y confección de la página HTML: Daniel Goyette.

 

 

ISSN - 0710-3506

© 1994 Club d'Ondes Courtes du Québec

© Traducción libre de  EA1ZN EDUARDO PARDO CERNADAS        ea1zn@edu.xunta.es

EDUARDO PARDO

AVDA. CASTELAO 29-7ºB

36209. VIGO. ESPAÑA